Editorial abierta: ¡participa!
Conoce ACTV
Inscribite en la asociación
Estatutos de ACTV
Formas de contacto, mapa, ...
Asociados
Noticias ACTV
Nuevos Productos
Formación

Productos y Servicios
Enlaces de interés
Articulos Técnicos























A la página anterior... A la página principal... Contacta con nosotros


Condenados reporteros. Memorias de un corresponsal en África

[ - 05-11-2004]

¿Cómo sabríamos lo que ocurre en los frentes de guerra sin las imágenes, palabras y sonidos que nos envían los corresponsales? ¿De qué están hechos esos raros periodistas? ¿Por qué esos profesionales arriesgan sus propias vidas en primera línea de batalla? ¿Están un poco locos, son unos románticos, unos idealistas de la verdad, o simplemente unos reporteros muy bien pagados? Quizá la lectura de este libro le sirva para conocer mejor la vida de esos condenados reporteros.

Jesús González Green es uno de ellos, de los mejores, de los clásicos. Durante veintisiete años ha sido testigo directo de dieciocho de los más crueles conflictos mundiales como reportero de guerra de TVE. Conoce el miedo y la incertidumbre que producen las situaciones límites, así como la solidaridad y generosidad que nacen de ella. Por vez primera, en este libro nos narra su terrible experiencia en África, intencionadamente ocultada por algunos de los responsables de la televisión pública de aquel momento.

El propio autor nos dice de su oficio: “Un trabajo duro y apasionante que tiene como fin básico la denuncia. Hace mucho tiempo que la guerra dejó de ser un duelo entre caballeros; ya no quedan héroes, ni hay desafíos; se mata con indiferencia, de forma mecánica y sin dar la cara.”




Elena de Regoyos
"Periodista Digital"

La contagiosa pasión por el Periodismo de tres aventureros



Un enamorado del Amazonas, un ciudadano del mundo y un viajero de globo aerostático. Tres aventureros de raza y, a la vez, tres viejos periodistas de guerra, “La tribu”, como les llama Manu Leguineche. Se citaron en la Casa del Libro de Madrid: Miguel de la Cuadra Salcedo, Alberto Vázquez Figueroa y Jesús González Green para presentar la más reciente novela de este último, “Condenados reporteros. Memorias de un corresponsal en África”, de la editorial Almuzara. La mínima asistencia de periodistas –tres escasos, debido a las otras ocho ruedas de prensa culturales casi simultáneas- y el reencuentro de estos tres viajeros hicieron de la convocatoria una interesante charla de salón de la que los reporteros nos convertimos en obnubilados espías.

Aún no se han sentado y ya comentan en alto el diseño de portada, dos balas y una pluma goteando una mezcla morada de sangre y tinta:

Miguel de la Cuadra Salcedo: Estas balas de la portada son más de caza que de guerra, ¿no? ¿Ahora se usan balas de plomo?

Alberto Vázquez Figueroa: Estas son para matar elefantes. Y si quieres matar gorilas hay que hacer en la punta una cruz con un cuchillo para que se abran.

Comienza el acto al fondo de la tercera planta de la Casa del libro, en la Gran Vía madrileña. Unas cuarenta sillas, todas vacías excepto tres o cuatro, frente a la mesa donde se sientan los tres aventureros “de aspecto casi místico”, comenta una periodista. Muy familiar. Mientras, los clientes de la tienda ojean libros alrededor, intrigados. Toma la palabra el autor, Jesús González Green, corresponsal de guerra para TVE durante 27 años: ahora tiene cuarenta más.

Jesús González Green: He escrito este libro por el protagonismo que se da hoy en día a los corresponsales de guerra. En nuestros tiempos el corresponsal se asociaba más a la aventura, no se le daba mucha importancia. Ahora hay como una moda de corresponsales de guerra. Incluso hay una moda de la guerra, porque antes hemos vivido cuarenta y nadie protestaba por ninguna, y ahora, con la tercera Guerra del Golfo, todos han salido a protestar.

Les preguntan por “La tribu”, si hacían piña en las guerras.

Vázquez Figueroa: Ese espíritu existía, pero en los momentos malos. Me acuerdo que una vez secuestraron a unos cámaras y los otros siete u ocho periodistas que había no se movieron de allí hasta que los liberaron. Pero normalmente éramos muy solitarios.

De la Cuadra: Casi diría que huíamos de La Tribu.

De la Cuadra insiste en que González Green, protagonista del acto, narre sus numerosas aventuras.

De la Cuadra: Cuéntales cuando estuviste condenado a muerte en Angola.

Glez Green: Eso fue en 1978, en la última Guerra Katanga. Fue algo casi ocultado por TVE, contrasta mucho con lo que ha pasado ahora con estos periodistas muertos en conflictos.

De la Cuadra: Sí, está muy politizado.

Glez Green: Es distinto ahora. Los corresponsales de guerra van a dar su opinión, no intentan ser objetivos.

Vázquez Figueroa: Es que los tiempos han cambiado. Antes la guerra se veía a través de nuestros ojos, de lo que nosotros les contábamos y les enseñábamos en la televisión de forma objetiva. Pero ahora el espectador ve la guerra casi antes que el periodista, que mientras esta hablando a la cámara no ve la bomba que está explotando detrás de él, y está saliendo en directo. Antes éramos sólo relatores de aquello, ahora hay que dar opinión, que es lo que les diferencia.

Glez Green: Además, la tecnología ha cambiado mucho y está permitiendo que el audiovisual se acerque al periodista de pluma y papel, que para mí era el bueno.

Vázquez Figueroa: Me acuerdo de lo difícil que era mandar las crónicas por el teletipo, revelar los negativos, marcarlos y, sobre todo, hacer que llegaran a Madrid.

De la Cuadra: Sí, la aventura más grande de todas era conseguir que el material llegara, perseguir un avión que tenía que llevarlo.

Glez Green: Yo me volví de una guerra con el material completo en la mochila, no logré mandar nada.

"La magia se ha perdido"

De la Cuadra: La verdad es que vivíamos con más intensidad esas cosas. La magia se ha perdido.

Glez Green: Además, como nosotros éramos de televisión teníamos la parte más difícil porque íbamos con la cámara, el periodista de pluma era más cómodo porque podía escribir desde el hotel tomando un whisky.

De la Cuadra: Hay que romper una lanza por los cámaras, que son los grandes olvidados de las guerras, gracia a ellos nosotros dábamos la cara desde allí.

Vázquez Figueroa: Pero también se paga más a Nicole Kidman que al director. Porque es la que da la cara. (Bromea). Me acuerdo de que yo nunca iba a las ruedas de prensa, me iba por ahí a buscar algo distinto que contar. Total, lo que dijeran en la rueda de prensa ya me lo dirían diez minutos después todos los que habían ido.

De la Cuadra: De todas formas, en TVE siempre hemos sido unos lentos. Llegábamos tarde a todo, nosotros llegábamos cuando los demás ya se habían ido. Y eso muchas vece era la noticia, el después de.

Vázquez Figueroa: La única vez que nos adelantamos a la noticia fue con el terremoto de Perú, que los limeños no se habían enterado de que había temblado otra parte del país y cuando se lo estábamos contando en el aeropuerto se puso a moverse todo el edificio. Era una época muy divertida y apasionante.

Un periodista pregunta:

¿Antes no morían tantos periodistas en la guerras o es que no se informaba de ello?



Vázquez Figueroa: Sí que morían, claro que sí, pero no era nada que hiciera ruido.

De la Cuadra: Pero daba lo mismo quien fuera, podríamos haber muerto nosotros y hubiera sido igual, hubiera pasado desapercibido.

Miguel de la Cuadra Salcedo le devuelve el protagonismo al autor, Jesús González Green, hablando de sus proezas a bordo de un globo aerostático.

De la Cuadra: Si Jesús no hubiera sido español habría sido portada del Time. Fue la primera persona que atravesó el Atlántico en globo, en 1992 salió de la isla canaria del Hierro y llegó hasta la selva del Orinoco. Es todo un reportero aéreo.

Glez Green: Sí, pero es por afición. Fue con un globo algo andrajoso, el “Tormenta”, que compré a medias con Miguel de la Cuadra. Era el primero que venía a España.

De la Cuadra: Con él ha batido 16 récords.

Glez Green: Mira el que habla.

Atracción por lo prohibido

La conversación deriva, de nuevo en los corresponsales de guerra.

¿Creen que una “raza” como de la que ustedes formaban parte se ha extinguido hoy?



Glez Green: Los corresponsales de ahora son buenos. A lo mejor la diferencia es que hoy es más difícil saltarse las normas e ir por detrás, que es lo que hacíamos nosotros.

Vázquez Figueroa: Eso era lo realmente divertido, hacer lo que estaba prohibido para nosotros. Hoy es difícil hacer eso, está más controlado todo.

Glez Green: Lo difícil hoy en día es descubrir el secreto para vender tantos libros como Alberto Vázquez Figueroa.

Vázquez Figueroa: No hay una fórmula válida. Si la hubiera la utilizaría para todos mis libros, y no todos son un éxito. Lo único que sé es que jamás se aprende nada del éxito de un libro, se aprende del fracaso.

De la Cuadra: A Alberto no le obsesiona el dinero.

Glez Green: Ahora no.

De la Cuadra: No; nunca, nunca.

Vázquez Figueroa: Yo he escrito muchísimas novelas, más de la mitad seguramente, que son una auténtica mierda. El argumento es una mierda, a los personajes no se los cree ni la madre que los parió, el protagonista es tonto de remate y los diálogos son de retrasados mentales. De esas novelas es de las que he aprendido.

¿Cómo se pasa de vivir del periodismo a poder hacerlo como escritor?



Vázquez Figueroa: Yo empecé a ganar dinero con los libros casi a los 40 años. Lo que yo quería era ser escritor y todo lo que viví, los países que conocí, las guerras en las que estuve, todo, ha sido lo que he escrito hasta ahora.

De la Cuadra: Es como Julio Verne pero con experiencias reales.

Vázquez Figueroa: Cuando empecé a escribir yo no novelaba, yo contaba lo que había vivido. Pensaba que no tenía imaginación para novelar, pero mi primera novela no la escribí, cogí un magnetofón y comencé a contarla. Mi mujer la transcribía después. Así descubrí que sabía novelar.

De la Cuadra: Yo no sé contar mis experiencias así. Me gustaría mucho. Bueno, cundo sea mayor ya veré lo que hago.

Vázquez Figueroa: Lo divertido es escribir las situaciones y lugares que conoces. Y te garantizo que eso da dinero.

De la Cuadra: Escribirlo será como revivirlo. Me gustaría.

"La familia que viaja unida permanece unida"

Pasan ya los cuarenta minutos de charla. La rueda de prensa se ha convertido en algo mucho más jugoso que algún cliente ha sabido apreciar, ocupando alguna de las numerosas sillas vacías. Se les pregunta, ahora, por el problema de compatibilizar el matrimonio, la familia, con una vida de aventuras.

Glez Green: El matrimonio está un poco reñido con todo esto.

Vázquez Figueroa: El matrimonio está reñido con todo.

De la Cuadra: Yo he bajado el Amazonas con mi mujer y mi hijo cuando era aún un niño. Más tarde bajamos el Mecong, que está de moda ahora. Yo pienso que es bueno viajar en familia. La familia que viaja unida permanece unida.

Habla de viajar, pero ¿y trabajar?



De la Cuadra: Yo no he trabajado en mi vida, yo he hecho lo que he querido siempre. La verdadera aventura es saber convivir con la inseguridad, como la falta de dinero.

Vázquez Figueroa: Ya comentamos alguna vez entre nosotros que puede que haya personas más ricas que nosotros, pero que se lo hayan pasado tan bien no lo creo. A mí la inseguridad económica no me ha preocupado nunca. Yo tuve una época en que no abría ningún sobre del banco, y les dije que cuando vieran que me acercaba a los números rojos me avisaran. A lo mejor acababa en la cárcel, pero el disgusto me lo llevaría sólo esa vez. De otra forma te llevas disgustos cada vez que abres la carta del banco, todos los días.

De la Cuadra: Claro, es muy fácil. Si te cortan la luz, una conferencia. Te cortan el agua, otra conferencia.

Corresponsales sin seguro

Se les pregunta por el caso de José Couso, claro ejemplo del protagonismo actual del corresponsal de guerra y lo que le ocurre.

Glez Green: Ese chico tuvo mala suerte.

De la Cuadra: Si es que lo que hay que tener en esta profesión es suerte. No tenía ni seguro ni nada.

¿Ustedes iban con seguro a la guerra? ¿Con qué condiciones les mandaban?



De la Cuadra: Me mandaban con un seguro, pero luego lo leí y viendo la letra pequeña me di cuenta de que no servía para nada.

Vázquez Figueroa: Cuanto más nuevo y reluciente es el pellejo menos te importa, en cambio ahora que está viejo se le coge más cariño. Tú no querías ni seguro ni nada, lo que queríamos era jugarnos la vida, divertirnos. Buscábamos la aventura. Muchas veces ni nos pagaban, nos costaban dinero las guerras.

Glez Green: A mí me parece bien que se valore la figura del corresponsal de guerra. Son personas que están allí jugándose la vida para informar.

Miguel de la Cuadra no tarda en pasar a un tema inevitable para él.

De la Cuadra: Nos estamos cargando América desde España. Sólo hablamos de lo malo y no de las miles de cosas buenas que tienen allí. Hemos sido amigos suyos durante 500 años y ahora les damos la espalda por Europa.

Vázquez Figueroa: Con la información ahora pasa lo mismo que con las drogas. Al principio tomas un poquito, luego te pide más, y más, y más. Parece que con la información sea igual, con los escándalos en prensa, hay que superar al anterior porque el nivel de impacto va subiendo. Si hoy había 100 muertos mañana quieres 500 y si un día hay ocho no vale, es como si no alcanzaras la cuota. Después de ver el telediario sales deprimidísimo.

Pasa más de una hora desde que comenzara el acto y a Miguel de la Cuadra le reclaman por el móvil insistentemente. Dan por finalizado un acto difícil de calificar. Es como si hubiéramos puesto la oreja en la puerta tras la que estos tres maduros –pero aún hoy aventureros-- charlaban a solas.

Se van con la propuesta de Vázquez Montalbán en la cabeza: “Tenemos que escribir un libro a tres manos”.





El Autor

Jesús González Green (Sevilla). Ingeniero Técnico Agrícola y Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, inició su carrera periodística en 1969 en la RTVE, donde trabajó en los programas informativos “24 horas” y “A toda Plana”, para a partir de 1971 ser corresponsal de guerra en “Datos para un Informe”, “Primera Página", “Dossier", "Los Reporteros" y "En Portada". Una profesión que le ha permitido informar, entre otras, sobre las guerras del Yemen, Libia, Sinaí, Angola, Mozambique, Rodhesia, Sahara, Irán, Afaganistán, El Salvador, Nicaragua y El Zaire, donde fue condenado a muerte.

Record del mundo de permanencia en globo, fue el primero en obtener en España el título de instructor de vuelo, ha trabajo igualmente en programas de aventuras como ”Al filo de lo Imposible", “ Fiesta en el Aire” (Premio en el Certamen de Cine de Aventuras) y “Los Pasajeros del Viento”, realizando una travesía desde Chile a Argentina en globo.

Colaborador de ABC, Correo de Andalucía, El País, Diario 16, Gaceta, Vanguardia, Tiempo y Panorama, cuenta en su haber con numerosos premios periodísticos, así como la Medalla al Mérito Aeronáutico Carlos Meyer Baldo (Venezuela), la Cruz de la Orden del Mérito Aeronáutico (España), Laigther than Aire Award (EEUU), el Diploma Montgolfier Federación Aeronáutica Internacional, la Medalla Saint Exupery (Francia), la Medalla de Oro al Deporte Aéreo (FENDA), la Medalla al Mérito Aeronáutico (Andalucía), la Insignia de Oro y brillantes (Asociación Española de Pilotos) y la Cruz de la Orden del Mérito Deportivo.

Es autor entre, otros libros, de “Historia del Caballo” (Premio literario Jerez de la Frontera 1968), “España Negra”, “Vida de un reportero” “Los habitantes de la Marisma” (Irak), “Dentro del Viento”, “El Golfo en Globo” y “Con los vientos Alisios”.

Editorial Almuzara
























El Tiempo Madrid
Para acceder a todas las noticias publicadas hasta la fecha en ACTV.INFO tienes dos opciones, introduce las palabras claves de tu búsqueda (si sabes lo que buscas) o consulta nuestra sección de noticias...

palabras clave:



¿Qué estudios serían la mejor opción para ser Operador de Cámara?

Hola, hace un año que me he graduado en [...] (especializado en [...] y me [...] orientar mi carrera profesional al mundo de la Imagen y el [...] tiempo que estoy mostrando interés por la [...] el vídeo, etc. Aunque ...

Introduce tu email y te mantendremos informado de las novedades de la asociación.




© 2001-2017 ACTV-Asociación de Camarógrafos de Televisión y Video
C/ San Leopoldo, 72 - local - Madrid - 28029 | Móv. 676 24 28 05
info@actv.info