Editorial abierta: ¡participa!
Conoce ACTV
Inscribite en la asociación
Estatutos de ACTV
Formas de contacto, mapa, ...
Asociados
Noticias ACTV
Nuevos Productos
Formación

Productos y Servicios
Enlaces de interés
Articulos Técnicos























A la página anterior... A la página principal... Contacta con nosotros


Olga Viza: “No hay un solo periodista que no haya recibido nunca presiones”

[Periodistadigital - 23-03-2004]

Lleva más de la mitad de su vida haciendo televisión y ha pasado por TVE, A3 TV y actualmente se encuentra en Telecinco con un nuevo proyecto bajo el brazo. La popular periodista dice que no corren buenos tiempos para su profesión y asegura que las presiones a los periodistas están al orden del día. El asesinato de su amigo Ricardo Ortega, en Haití, ha sido “uno de los palos más gordos” que ha sufrido. Olga Viza se pregunta cómo es posible que el periodista recibiese ese trato por parte de la cadena y recuerda que él se consideraba una “víctima política” por sus informaciones sobre la guerra en Iraq.

P.- ¿Qué se le pasó por la cabeza al conocer la noticia del asesinato del que fue su compañero, Ricardo Ortega?

R.- Y en este caso, también amigo. Cuando me llamaron para decírmelo, me fui al ordenador, para enviar emails a amigos suyos en Nueva York. Entonces apareció su fotografía en Internet. Seguramente, ver esa imagen fue uno de los palos más gordos que yo he sentido. Ricardo, además de amigo, era, profesionalmente, un referente para mí.

P.- Algunos compañeros suyos han insinuado que la precariedad laboral pudo ser uno de los motivos que le llevaron a asumir más riesgos de los necesarios…

R.- Es cierto que Ricardo levantó el teléfono para ir a Haití. A él lo sacaron de la corresponsalía de Nueva York y le ordenaron que regresase a la redacción en Madrid. Había ahorrado lo suficiente como para intentar hacer otros trabajos y pidió a su empresa una excedencia. Se compró una minicámara, con la que se volvió a adentrar en Chechenia para realizar un material por el que se había interesado la ABC. Entonces, cuando estalló la crisis en Haití, decidió ir y ofrecer sus servicios a A3 TV. La pregunta es ¿cómo una persona así, de su valía, tiene que pedir una excedencia? Era una joya para cualquier televisión.

P.- ¿Es el momento de plantearse una revisión profunda de la profesión periodística?

R.- No estamos en los mejores momentos de la profesión periodística. Lo hemos comentado mucho en estos días. Cuando llamaba Ricardo, desde un lugar de riesgo, por ejemplo, te ofrecía algunas escenas, y lo desechabas porque tal vez había unas imágenes curiosas de una demolición… él se estaba jugando la vida y, a veces, por hacer los informativos más atractivos a la audiencia, ni siquiera podía entrar…

P.- Fue por la misma época cuando Vd. salió de A3 TV y a él lo sacaron de la corresponsalía.

R.- Él fue unos meses antes. De hecho, nos pasamos todo un verano hablando, primero de lo suyo y luego de lo mío. Sus comentarios durante la guerra de Iraq eran brillantes, pero resultaron molestos. Él estaba convencido de que fue relevado de la corresponsalía, por eso, por motivos `políticos´.

P.- ¿Y, de todo esto, con qué se queda Vd.?

R.- De entrada, con una tremenda `depre´.

P.- ¿La información política está sometida irremediablemente a presiones y manipulación?

R.- No hay un solo periodista de información que no haya recibido nunca presiones. Pero no solamente en política.

P.- Vd. ofreció en su programa `No es lo mismo´ el único pseudo `cara a cara´ entre Zapatero y Rajoy. ¿Recibió alguna presión?

R.- Ninguna, ninguna. Yo jamás creí que un tema que tenía tanta repercusión pudiera ser una cosa tan absolutamente de comandita. Creo que ambos se tomaron como un divertimento someterse a ese cuestionario.

P.- ¿Qué se le pasó por la cabeza al conocer la noticia del asesinato del que fue su compañero, Ricardo Ortega?

R.- Y en este caso, también amigo. Cuando me llamaron para decírmelo, me fui al ordenador, para enviar emails a amigos suyos en Nueva York. Entonces apareció su fotografía en Internet. Seguramente, ver esa imagen fue uno de los palos más gordos que yo he sentido. Ricardo, además de amigo, era, profesionalmente, un referente para mí.

P.- Algunos compañeros suyos han insinuado que la precariedad laboral pudo ser uno de los motivos que le llevaron a asumir más riesgos de los necesarios…

R.- Es cierto que Ricardo levantó el teléfono para ir a Haití. A él lo sacaron de la corresponsalía de Nueva York y le ordenaron que regresase a la redacción en Madrid. Había ahorrado lo suficiente como para intentar hacer otros trabajos y pidió a su empresa una excedencia. Se compró una minicámara, con la que se volvió a adentrar en Chechenia para realizar un material por el que se había interesado la ABC. Entonces, cuando estalló la crisis en Haití, decidió ir y ofrecer sus servicios a A3 TV. La pregunta es ¿cómo una persona así, de su valía, tiene que pedir una excedencia? Era una joya para cualquier televisión.

P.- ¿Es el momento de plantearse una revisión profunda de la profesión periodística?

R.- No estamos en los mejores momentos de la profesión periodística. Lo hemos comentado mucho en estos días. Cuando llamaba Ricardo, desde un lugar de riesgo, por ejemplo, te ofrecía algunas escenas, y lo desechabas porque tal vez había unas imágenes curiosas de una demolición… él se estaba jugando la vida y, a veces, por hacer los informativos más atractivos a la audiencia, ni siquiera podía entrar…

P.- Fue por la misma época cuando Vd. salió de A3 TV y a él lo sacaron de la corresponsalía.

R.- Él fue unos meses antes. De hecho, nos pasamos todo un verano hablando, primero de lo suyo y luego de lo mío. Sus comentarios durante la guerra de Iraq eran brillantes, pero resultaron molestos. Él estaba convencido de que fue relevado de la corresponsalía, por eso, por motivos `políticos´.

P.- ¿Y, de todo esto, con qué se queda Vd.?

R.- De entrada, con una tremenda `depre´.

P.- ¿La información política está sometida irremediablemente a presiones y manipulación?

R.- No hay un solo periodista de información que no haya recibido nunca presiones. Pero no solamente en política.

P.- Vd. ofreció en su programa `No es lo mismo´ el único pseudo `cara a cara´ entre Zapatero y Rajoy. ¿Recibió alguna presión?

R.- Ninguna, ninguna. Yo jamás creí que un tema que tenía tanta repercusión pudiera ser una cosa tan absolutamente de comandita. Creo que ambos se tomaron como un divertimento someterse a ese cuestionario.


Entrevista publicada en "periodistadigital.com" el 23-03-2004



















El Tiempo Madrid
Para acceder a todas las noticias publicadas hasta la fecha en ACTV.INFO tienes dos opciones, introduce las palabras claves de tu búsqueda (si sabes lo que buscas) o consulta nuestra sección de noticias...

palabras clave:



RE: RE: repuesto CAMARA SONY DXC-325

Buenas tardes.estoy interesado en un cabezal de camara sony dxc-325 para repuestos,o en buen [...] gracias. ...

Introduce tu email y te mantendremos informado de las novedades de la asociación.




© 2001-2017 ACTV-Asociación de Camarógrafos de Televisión y Video
C/ San Leopoldo, 72 - local - Madrid - 28029 | Móv. 676 24 28 05
info@actv.info